lunes, 16 de octubre de 2017

Profesión temporal de nuestra hermana Carmela.

No sé si habéis leído ya la revista de nuestra diócesis, pero os mando esta captura de pantalla para robaros una sonrisa. Imagino que ahora mismo tenéis la misma cara de felicidad que yo. Ya se nos ha pasado el susto y la sorpresa de aquel día en el que nos dijo: "el Señor me llama". ¿Os acordáis?. A unos nos cambió la vida más que a otros,  pero todos la echábamos de menos y se nos hacía raro verla en el coro, en lugar de a nuestro lado.  Aquello que al principio se nos hacía raro, se ha convertido en lo normal. Y lo normal es, ver a nuestra hermana Carmela radiante de felicidad porque el Señor la llamó,  y ella dijo sí. 


1 comentario:

  1. La noticia me ha parecido merecedora de su publicación. Es un ejemplo vivo de la llamada de Dios: ¡Si conocieses el don de Dios!” (Jn 4,10).
    He tenido el gusto de coonocer a la Hermana Carmela, su sonrisa, acogida y silencio simpático. Me he buscado la regla de San Bénito por las que se rigen las Hermanas de la Orden de la Trapa, y ya sé por qué esa llamada:
    "En el Prólogo de su Regla le llama: Dominici schola servitii. La escuela del servicio del Señor."
    Esta razón, entre otras muchas, no me cabe duda que dan esa "PAX".
    Una vida cristiana reducida a lo esencial, y que lleva la paz a las almas.
    En definitiva, bienvenida sea esta Hermana Carmela con sus votos en la Orden del Cister de Estricta Observancia. Dado que su vida en comunidad monacal, no sólo "nada la antepone al amor de Cristo"(Reg.Cap.IV). Además, ayuda en la "caridad fraterna" a sus hermanas y mundo exterior.
    Un saludo.
    A. C.

    ResponderEliminar