domingo, 10 de mayo de 2015

Trípticos

Con la ilusión de que nuestra familia siga aumentando, ponemos a vuestra disposición los trípticos de los “Pequeños Apóstoles de Ntra. Sra. de la Paz” y  de la “Fraternidad de laicos cistercienses del Monasterio de Ntra. Sra. de la Paz”.


EDASDI: Quiénes somos.



JUSTIFICACIÓN

 

Un niño que sienta la llamada del Señor al sacerdocio,  encuentra un lugar donde puede formarse y discernir su vocación: el seminario. Pero, ¿qué ocurre si sientes la llamada a consagrarte a Dios de otro modo, si quieres ser monje o monja?¿Quién mejor para formarte, ayudarte a discernir  y velar por tu vocación, que otro monje o monja? ¿Dónde pueden acudir ese niño o esa niña?.

Centrándonos ya en las niñas, lo normal será que se queden en el mundo, porque no tienen edad para hacer otra cosa, y que con el paso del tiempo se diluya  ese deseo que Dios había suscitado en ellas. No es el mundo un buen aliado para que permanezca viva la llama de la vocación. Pero en el feliz caso de que esa vocación haya perdurado en el tiempo y esa niña, ya mujer, decida consagrarse a Dios, ¡qué choque tan grande debe suponer para ella!. Pues aunque haya tenido contacto con algún monasterio, haya hecho una experiencia en él, sea postulante, después novicia,…, no ha habido esa formación y esa adaptación progresiva durante toda su adolescencia. Lo ideal sería que, puesto que Dios la ha llamado, y ella está pensando, o ya ha decidido ser sólo para Él, se hiciera monja a la vez que se hace mujer.

Si tomamos como ejemplo los seminarios, ¿qué podemos hacer nosotras?: Una “Escuela de discernimiento y acompañamiento para el servicio divino”, cuyos objetivos son:

 

  1. Discernimiento y acompañamiento vocacional.

 

  • Acogida y acompañamiento de las niñas y/o chicas, que expresan el deseo de incorporarse a la vida monástica.

 

  1. Formación.

 

  • Formación humana:

 

  • Búsqueda de identidad.

  • Convicciones, valores y proyectos. (Desarrollar las actitudes de convivencia en grupo, de respeto a los demás, de servicio y colaboración; impulsar el comportamiento estable y el equilibrio afectivo).

 

  • Formación espiritual y litúrgica:

  • Estudio del Catecismo de la Iglesia católica.

  • Conocimientos sobre oración y liturgia.

  • Lectio Divina.

 

  • Formación monástica cisterciense:

 

  • Historia del Cister y de sus principales figuras.

  • Vida y espiritualidad cisterciense y de otras órdenes religiosas.

  • La Regla de San Benito.

  • La Orden en la actualidad.

 

  • Formación académica:

 

  • Esta formación se realiza fuera del monasterio. La niña y/o chica, debe comprender que forma parte de su formación monástica, el alcanzar los objetivos propios de cada curso académico.

PEQUEÑOS APÓSTOLES: Quiénes somos




24 de mayo de 2014.
1ª Reunión con los padres y los niños.
A las 17:00h en la hospedería.

“PEQUEÑOS APÓTOLES DE NUESTRA SEÑORA DELA PAZ
“Y les dijo: Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación”.         
(Mc 16,15)

Todo esto comenzó cuando la hermana María Victoria, nos comentó que sería interesante formar un grupo de niños, a los que pudiéramos ayudar a crecer y a madurar en la fe.

Queremos servir de “acompañamiento espiritual”. Enseñar a los niños a tener un trato más íntimo con Dios. Y de ese trato más íntimo con Dios, mediante la oración, la lectura de la Palabrala Adoración Eucarística y los Sacramentos, les irán surgiendo a los niños, como nos van surgiendo a todos, unas serie de inquietudes y necesidades espirituales, que es lo que trataremos de identificar y de satisfacer.

Además, todos necesitamos un grupo en el que podamos desarrollar nuestra dimensión espiritual. Gente que ame al Señor como nosotros y delante de la que podamos expresar nuestros sentimientos hacia Dios, sin temor a que no nos entiendan, o a que se burlen.

Estas dos cosas, el trato más íntimo con Dios y el apoyo de un grupo, nos dan la fortaleza necesaria para perseverar en la fe y para ser testigos de Dios en el mundo. Seremos “pequeños apóstoles de Nuestra Señora de la Paz, de María”.

Queremos poner a los niños bajo el amparo y la protección de María, porque el Señor nos la dejó a ella como madre, del mismo modo que nos dejó al Espíritu Santo como guía y fortaleza. Justo antes de su Ascensión, Jesús dice a sus discípulos: “…recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que descenderá sobre vosotros y seréis mis testigos,…”.(Hch 1,8). Y después de la Ascensión, podemos leer que:“Todos ellos perseveraban unánimes en la oración, junto con algunas mujeres y con María, la madre de Jesús, y sus hermanos”. (Hch 1,14).

Entre ambos, la Virgen María y el Espíritu Santo, nos mostrarán el camino de santidad que Dios tiene preparado para nosotros. Sólo tenemos que estar atentos y ser dóciles a sus inspiraciones. Además contamos con una gran ayuda, ya que vamos a ser tutelados, porque Dios lo ha querido así, nada menos que, por un monasterio cisterciense. Vamos a formar parte de una “escuela de santidad” que lleva abierta más de 900 años.


¡Bendito sea Dios, que  quiere que todos seamos santos, que seamos ciudadanos del cielo, para poder vivir eternamente en su presencia!.QUE ASÍ SEA.




“PEQUEÑOS APÓSTOLES

DE NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ”.

JUSTIFICACIÓN:

            Respondiendo a la petición de algunos padres de familia, que asiduamente visitan nuestro monasterio, hemos pensado formar un grupo de niños que, bajo el amparo y la protección de la Virgen María, Reina del Cister, aprendan los valores esenciales de la espiritualidad cisterciense.

OBJETIVOS GENERALES:

     Despertar en los niños el deseo de santidad, que les permita buscar siempre a Dios, sin desviarse de las sendas del Evangelio.
      Poner a los niños bajo el amparo y la protección de la Virgen María, para que ella les conduzca a Jesús.
OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

1)  Frecuentar los Sacramentos. La Eucarística, que es el “Sacramento del Amor y la unidad” y que nos permite vivir en comunión. Y la Confesión, que es el “Sacramento de la reconciliación”, que nos permite reconciliarnos con Dios y acercarnos dignamente a Él.
2)    Aprender a estar, y a disfrutar, de la presencia de Dios en el Sagrario. Adoración Eucarística.
3)    Descubrir la importancia y el poder de la oración. Empezando con el Angelus y el Rosario.
4)     Fomentar la devoción a la Virgen María, medianera de todas las Gracias.
5)     Ser apóstol de María, llevando el amor de Dios al mundo.
6)  Sentir que el Monasterio de Nuestra Señora de la Paz, es nuestra “Escuela de Caridad”, donde aprendemos los valores esenciales de la espiritualidad cisterciense.
7)   Ofrecer nuestro trabajo a Dios: las tareas de la casa, los deberes del colegio y todo aquello que nos cueste esfuerzo. Ir descubriendo que nuestro sufrimiento, ofrecido a Dios y unido al de Cristo, es corredentor. También ofrecer a Dios nuestras buenas obras.

DESARROLLO:

·     Puede entrar en el grupo niños/as de hasta catorce años. Una vez que pertenezcan al grupo y cumplan esta edad pueden quedarse, si así lo desean, mientras ellos quieran.
·        Las reuniones serán semanalesy durarán aproximadamente 90 minutos.
- Rezaremos el Rosario, conoceremos la vida de los Santos (con la proyección de películas, o                 la lectura de sus vidas), aprenderemos cantos, jugaremos, haremos manualidades, etc. 
- La reunión acabará con un rato de presencia ante el Señor en el Sagrario, o con laexposición               del  Santísimo.
·       Se celebrarán encuentros trimestrales, a los que asistirán padres y niños, fomentando así los lazos entre las familias.

·     También se puede celebrar un encuentro anual, (por ejemplo para festejar el día de Nuestra Señora de la Paz), en el que los niños entren en contacto con la comunidad religiosa, para que puedan poner cara a la gente por la que rezan y que a su vez reza por ellos. Pueden hacer algún regalo a la comunidad religiosa, como una obra de teatro, o algo que ellos hayan elaborado en los encuentros anteriores.